Buscar
  • Conexión Plena Coaching

¿Buscas tu media naranja o una completa?

"La fusión de dos personas en una da como resultado dos medias personas". Wayne Dyer


Con el paso del tiempo la dinámica en la relación de pareja se va transformando, es natural el cambio es la constante, reflejándose en la cotidianidad y adquiriendo ciertas características que afectan de una u otra forma a sus dos integrantes. Se conforma entonces una manera particular de experimentar la relación.



En ocasiones el tipo de relación que se construye genera un desequilibrio, en él se manifiestan aquellas creencias acerca de cómo debe ser la relación de pareja, condicionamientos que bien pueden provenir de modelos familiares o sociales y que puede desembocar en la insatisfacción de uno o de los dos miembros de la pareja.



Podríamos entonces identificar tres modelos de pareja: 1. Aquella que vive en forma paralela, que prefiere mantener su individualidad, cada uno en su línea, sin llegar realmente a conectarse. 2. La pareja en la que el uno absorbe al otro en una fusión total, perdiendo la identidad individual. 3. El uno como un satélite del otro, su vida girando alrededor, también con el consecuente sometimiento y la anulación de su expresión de sus puntos de vista.



Surgen entonces varios interrogantes al respecto:

- ¿Es necesario permanecer en un tipo de relación que no contribuye al crecimiento de los dos miembros de la pareja?

- ¿Está condenada la pareja, o uno de sus miembros, a vivir en la insatisfacción resignándose ante la imposición de su pareja y de los condicionamientos sociales?

- ¿Es una solución el negarse la posibilidad de mejorar la relación de pareja?



Desde el entendimiento de la experiencia humana que profundizamos en Conexión Plena, proponemos una visión distinta de la relación de pareja, desde el enfoque de lo que sí es posible. En la que cada uno desde su historia y de su forma de pensamiento construye un espacio en común, rico en posibilidades, en sentirse compatibles, en un encuentro en el que se reconozca la individualidad del otro: su pensamiento, su sentir, su actuar. Ser dos naranjas que se complementan y no dos medias naranjas.



“Cuando la pareja tiene la voluntad de comprender lo que ocurre en su relación, y se muestran dispuestos a entender cómo funcionan, amplían su visión de la realidad y surgen extraordinarias y nuevas posibilidades de reencuentro”.

0 vistas

​© 2019 by Manjari Media