Buscar
  • Conexión Plena Coaching

Cuando me criticas me atacas

#ofensapersonal, #sentirintenso, #conflicto, #coachingdepareja, #comunicación


En cuántas oportunidades sentimos que aquel comentario negativo de nuestra pareja vulnera la imagen que tenemos de nosotros mismos, que si de verdad nos amara no nos diría esas cosas que nos hacen daño. Hoy exploraremos un tema que nos sucede con más frecuencia de la que nos gustaría, se trata de aquellas ocasiones en que somos retados, bien sea por la pareja o por personas cercanas a nuestros afectos, haciendo que nos sintamos atacados y desvalorados.


La palabra del otro cuando no corresponde a lo que nos gustaría escuchar, cuando no nos da su reconocimiento por lo que creímos hacer bien, solemos verla como una flecha cargada de veneno ante la cual nuestra vulnerabilidad queda expuesta. Resulta difícil discernir que realmente es la imagen que creemos tener de nosotros la afectada, que es aquella identidad forjada para hacer frente a la vida diaria la que defendemos a capa y espada.


Cuando nos sentimos atacados verbalmente respondemos al supuesto contrincante con una férrea defensa, los síntomas corporales se asemejan a los de una amenaza física, porque el cerebro no discrimina si ésta es real o ficticia; se produce una tensión en el cuerpo, aumento de los latidos del corazón, un nudo en la garganta, se nubla la mente y ante el supuesto peligro que representan las palabras del otro simplemente armamos la guerra. Y después de la guerra viene la culpa.


No se trata de rechazar aquello que sentimos en esos momentos, solo de aceptar todo aquello que se produzca, de sentir profundamente el dolor de la ofensa, de vivir plenamente el momento con toda su intensidad. El conflicto inicia cuando no admitimos el “dolor de la ofensa” y nos convertimos en su víctima, gestándose un círculo vicioso: después te temeré, después te cobraré la ofensa.



Nuestra propuesta de hoy es comenzar a vernos de una manera diferente. ¿Qué tal si comenzamos a notar que somos mucho más que una imagen o una identidad, que nuestra verdadera valía nunca puede ser vulnerada, que las palabras del otro simplemente son “su pensamiento”, que somos nosotros quienes decidimos si nos permitimos reaccionar ante la supuesta amenaza de manera impulsiva o damos una respuesta consciente?


Podrías preguntarte: ¿por qué te enfadas tanto?, ¿qué imagen de ti se siente amenazada?, ¿cuáles pensamientos y sentimientos surgen en estos momentos? Se trata de darte cuenta de lo que te ocurre a nivel interno y notar aquello que va surgiendo, quizás también así notarás que tu esencia nunca está atacada.

0 vistas

​© 2019 by Manjari Media