Buscar
  • Conexión Plena Coaching

Ya me separé… ¿qué sigue ahora?

#nuevocomienzo #recomenzar #separación #oportunidad #soledad

Hoy les compartimos un caso que nos conmovió profundamente en Conexión Plena. El mes pasado llegó a nuestra consulta Susana*, una mujer de 40 años, madre de mellizos y recién separada.


Susana se casó con Enrique a la edad de 16 años, quedó en embarazo cuando cursaba décimo grado de secundaria lo que hizo que renunciara a continuar sus estudios. Al enterarse del embarazo Enrique quiso que abortara, pero finalmente se impuso la decisión de los padres de ella, quienes presionaron a la pareja para que se casaran y se hiciesen responsables de los bebés que venían en camino.


Enrique era un joven de 16 años, compañero de curso de Susana, quien por supuesto también abandonó los estudios para comenzar a trabajar y sostener a su familia.

Con el paso de los años Enrique terminó la secundaria y cursó estudios técnicos que le procuraron conocimientos para instalar un pequeño negocio que le generaba unos modestos ingresos con los que sostuvo a la familia por más de 20 años.


Por su lado, Susana se dedicó completamente al hogar, su vida transcurría entre los quehaceres y las telenovelas. Cuando los hijos cumplieron 20 años tomó la decisión de validar el bachillerato, en contra de Enrique quien siempre se opuso a que ella saliera del hogar.


Convencida cada vez más de que su valía como mujer podría traspasar las fronteras de su hogar, se motivó y salió adelante, ahora se encuentra cursando estudios de derecho. Mientras ella se superaba, Enrique se había quedado entre las 4 paredes de su negocio, según las propias palabras de Susana. Su relación de pareja nunca fue satisfactoria, el amor brilló por su ausencia durante todo el tiempo que vivieron juntos, pero la obligatoriedad de sentirse unidos “hasta que la muerte los separara” marcó su vida por más de 20 años.



Sin embargo, poco a poco fue creciendo en Susana la idea de separarse, de que podría tener otra vida distinta a la ya experimentada, sus conocimientos en leyes le abrieron otra visión de la vida y encontró en su sabiduría la certeza de que sí era posible vivir sola, de su capacidad de asumir las riendas de su vida, de ver por la educación de sus hijos. Aunque llegó a nuestra consulta con una profunda tristeza porque sentía que había perdido lo mejor de su vida, finalmente entendió que ahora todo estaba por hacer, entendió que no había perdido sino encontrado a la Susana que estaba esperando que le dieran la oportunidad de mostrarse.


Te invitamos a visitar los espacios creados para ti en Conexión Plena, inscríbete en nuestro minicurso "Lo que sí es posible en la relación de pareja".


*Siempre en los casos que presentamos se cambia el nombre de los protagonistas del caso como medida de protección de su identidad



0 vistas

​© 2019 by Manjari Media